Sobre Pablo Urbanyi

Breve biobibliografía

 

Pablo Urbanyi nació en Hungría en 1939. Emigró a la Argentina a los 7 años. Allí se crió, educó y adoptó la nacionalidad de este país. Su primer libro de cuentos, con el título de Noche de revolucionarios, apareció en 1972. Luego publicó una novela policial, de tono paródico, Un revólver para Mack, en 1975. Ese mismo año entró a trabajar como redactor en el Suplemento Cultural del diario La Opinión de Buenos Aires. Allí hizo reportajes, notas, crítica de libros, hasta 1977, año en que los acontecimientos militares, lo obligaron a emigrar.

En Canadá escribió los libros que se mencionan a continuación, varios de ellos traducidos a diversos idiomas (francés, inglés, húngaro). Entre estos libros se encuentran -para mencionar sólo algunos- Silver (1993, novela, finalista del Premio Planeta Argentino), Puesta de solUna epopeya de nuestros tiemposEl zoológico de Dios, la novela erótica El número 125. Su novela El zoológico de Dios II, fue presentada en Buenos Aires y Córdoba, con el auspicio de la Asociación de Estudios Canadienses y de los respectivos Centros provinciales. Sus dos últimas publicaciones (2013)  fueron la novela La palabra y un libro de cuentos, Cuentos desagradables. Se está preparando la publicación en inglés de su novela  El zoológico de Dios y en húngaro El número 125. 

El escritor fue también ganador del Premio Somos 2004 a la Expresión Literaria, Latin American Achievement Awards, Canadá. Su ciudad natal, Ipolyság lo nombró Ciudadano de Honor por sus méritos literarios en diciembre de 2005. Asimismo, Urbanyi es miembro del PEN Internacional.

Además de conferencias y lecturas en Hungría, Estados Unidos, España, Argentina, Canadá y Alemania, publicó cuentos, artículos y comentarios críticos en diferentes medios de los países mencionados.

Relacionados

2 Comentarios to “Sobre Pablo Urbanyi”

  1. Ricardo izquierdo Grima dice:

    Colecciono desde 1975 literatura húngara en español, y siempre he tenido la duda de hungaridad en quien se exilió o emigró en la infancia. Así no he tenido por húngaro a Kalman Barsy, pero sí a Agota Kristof o Christine Arnothy por su emigración a una edad juvenil. Recientemente he leído a Ferenc Maté a quien desde hace unos años he tenido en duda, pero finalmente lo puedo considerar húngaro debido a las reiteradas citas que el mismo autor hace en el texto de “Un viñedo en la Toscana”.
    Con vd. leí hace poco “El nº 125” y dada su salida del país en la infancia sigo aún por tenerlo como lierato húngaro, salvo que indique otra cosa. Atentamente

  2. Fernando Máximo Stiehler dice:

    Acabo de tomar conocimiento del paradero de un compañero de bachillerato: “átomo”. Varios de mis ex ex se dedicaron a escribir, yo no lo hice prefiero que trabajen otros, pero me siento identificado con lo de ..poco complaciente, políticamente incorrecta y demás… . La estoy pasando bastante bien a pesar de hacerlo en la que era argentina. Actualmente vivo con mi familia placenteramente en Longchamps,(chalecito, rejas al frente, medianera de 2,50m electrificada alarma …bla bla ) Me alegro por tus éxitos.

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

© 2011 Pablo Urbanyi Sitio Oficial Suffusion WordPress theme by Sayontan Sinha