1 de Mayo, Día del Trabajador,  ¿qué hago aquí?
Nada, absolutamente nada, salvo meditar. Y meditar ¿será un trabajo? Vamos, sé sincero, no estás meditando. Estás recordando.
Es verdad pero no estás recordando la Edad Dorada, ni tu juventud que pasó hace rato, sino los consejos de tu padre que en paz descanse.
¿Y de qué consejos se trata? Más que consejos, de advertencias y consuelos.

La advertencia: si seguías así, nunca llegarás a nada. Se cumplió.
El consuelo: cuando no seas nada y estés debajo del culo de la rana, si el espacio que quede te permitirá hablar, por fin podrás decir lo que se te antoje. Es verdad que nadie te va a hacer caso, o si lo hacen, será para odiarte y para quererte, pero lo podrás llamar: ejercicio de la democracia.
Otra consuelo, absolutamente científico: tu psiquiatra-psicoanalista te diagnosticó falta total de autoestima, ergo, si no te querés a vos mismo ¿porqué vas a querer a los otros?

3 Comentarios to “Día del trabajador o lo que el viento se llevó”

  1. Glenn Patterson dice:

    Scientific? What comes from a psiquiatrist / psychoanalyst / psychlogist or whatever name you want to call them is not scientific at all. At its best is superstitious, at its worst is selling your soul at a high price. I»ve tried them all, with the wide variet of «therapies», «approaches» and «theories» they display. Till I became an addict: Twenty years going to see them!! Results, none. I am still the same person I was, with the same guilt, problems, anxiety, anguish, depression, euphopria, fears, faults, conflicts. They even sometimes almost ruined my life wu¡ith their «scientific diagnoses». Bullshit.I am old enough to deal with my emotions, or have a nice and reassuring talk with a friend. I wouldn`t even wish «Feliz día del trabajador» to a psiquiatrist. That»s not a job; it is a hobby to make quiet a lot of money and dig into the soul of desolate and defenceless human beings.

  2. Gillermo M dice:

    Soy Guillermo y no tengo estudios universitarios. Tuve la suerte de que me recomendaran sus novelas y ya leí algunas. Hasta ahora, todas me parecieron excelentes. Sin embargo, aunque este comentario en el diario me reultó interesante,un poco sintético, me quedaron unas palabras grabadas en la mente que me llamaron mucho la atención: «Falta total de autoestima», o no quererse a sí mismo.
    No puedo creer, que un escritor de su talla, de su recorrido, con su reconocimiento, con un manejo del lenguaje, la narración y la sensibilidad suya se considere sin autoestima Si usted piensa así, ¿qué nos deja para los demás? La mía está bajo tierra después de leer esto.

  3. Alejandra Portela dice:

    Esperaba ansiosa la primera entrada en el diario porque como «adicta a» o «amante de» la obra de Pablo Urbanyi, sé que su diario estará lleno de comentarios cargados de «wit» (para usar un término muy significativo en el Siglo XIII, la Época sagrada de la sátira y la ironía -Swift, Pope, Addison, Steele), es decir, la combinación perfecta de astucia, ingenio, lucidez, humor y picardía. Y estas observaciones colman mis expectativas, peo además de ironí­a hay mucho de nostalgia, como en la mayoría de sus obras. Y meditar puede no ser un trabajo, pero da trabajo. Y recordar no da trabajo, mucho más trabajo da olvidar. Bueno, en realidad, recordar les da trabajo a los psicoanalistas que, sin nuestros recuerdos, no existirían. Y por último, si uno pudiera querer a los otros, aunque no se quiera a uno mismo, puede que el psicoanalista todaví­a logre hacer algo con nosotros…

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2011 Pablo Urbanyi Sitio Oficial Suffusion WordPress theme by Sayontan Sinha