Los que tengan ganas de leer, que lean. Dudé entre poner estas observaciones al final del e-mail que reproduzco debajo –y que contabiliza mis fechorías, ergo,  las bondades del remitente– o anticiparme como lo hago ahora. Como soy el muchacho malo de la película que es esta vida, el pecador y el castigado, pensé  que por una vez me asistía el derecho de defensa y opté por anticiparme. Sin embargo, no voy a defenderme ni, como el agresor, a contabilizar ni recordarle  los favores que le hice,ni a justificarme, ni señalarle cuáles son los puntos en que miente por error o por lo que fuera: se trata de alguien a quien creía un amigo.

Nunca pensé que tenía a mi lado a un ser superdotado, medio extraterrestre, con un talento extraordinario para contabilizar. Su e-mail es una prueba de que nunca habría podido dialogar (como me sugirió su esposa)  para arreglar el problema (en su carta, un poco desequilibrada, no se menciona nada concreto), ya que ¿cómo se puede dialogar con alguien que ladra en vez de hablar y que en vez de alma tiene una calculadora oxidada y muy pero muy deteriorada?

La publicación se debe a un accidente. Ya me había olvidado de la carta, que estaba guardada en una computadora vieja, y antes de tirarla rescaté las que creí valiosas, y a ésta, como modelo de amistad, la encontré valiosísima.

Antes de cerrar, una observación importante. El que fue mi amigo nombra a una tal Silvina. No quiero poner su apellido, pero sí algunos datos importantes en defensa del prójimo, para que no caiga en el mismo error en que caí yo: gracias a su espíritu literario, una autopromoción sutil y refinada, cree que sabe mucho de literatura, aunque no sepa cuál es la diferencia entre una simple corrección y una corrección de estilo. Eso sí, cobrar por el trabajo que no sabe hacer, cobra como una diosa.

Como el estilo que practica está muy en boga, daré otras referencias. Silvina es vegetariana. No sé si huele a algas o a bosque húmedo en estado de decadencia (sólo hablamos por teléfono), pero no come huevos, el germen de una vida carnal. Quizás no los coma por motivos humanitarios; más de una vez, con una empatía sorprendente, compadecida, condenó el trato cruel e inhumano que le daban a las ponedoras encerradas en sus jaulas.

Nunca me dijo nada sobre los niños africanos famélicos. Bueno, por algo es vegetariana.

En fin, he aquí la carta de Danilo Albero Vergara y que parece ser la razón de su vida. Los errores son, una simple suposición,  de su ceguera resentida, muy humana por cierto.

Danilo al ataque

Danilo al ataque

————Original Message————
From: Danilo Albero <daniloalbero@daniloalbero.com.ar>
To: “Pablo Urbanyi” los.atributos@gmail.com
Date: Thu, Jun-11-2009 2:38 PM

Subject: Re: El número 125

Pablo :

En primer espero que salgas bien de tu operación.

En segundo lugra quiero recordarte que Beatriz te dijo que no queríamos tener más trato con vos. No obstante has insistido muchas veces.

En tercer lugar temvbien recordarte que en el interminable tiempo que te conozco no he hecho más que hacerte encargos, esto incluye alguna vez una lectura y corrección de manuscritos. Retirar libros de la embajada y entregarlos concursos. Buscarte y enviarte libros a vos y a una investigadora especializada en tu obra y en los ultimos años conseguirte correctoras.

Cuando le mande los libros a la Lorenzin en Australia me cafeteaste porque se los cobre mas caros de lo que valian aca, y tu mail fue de reto fue con copia a la Lorenzin.

Cuando te dije que hablaras con Roca de Tusquets y te dijeron que no tenian interes en publicar tu libro le mandaste un mail insultante a Roca con copia para mi.

Cuando te consegui la primera traductora (la loca) le dije que la unica condicion que le ponia es que le pagaría cuando tuviera el recibo de mi banco. Pero ademas tuve que recibir el manuscrito entregarselo a ella y volvertelo a enviar. En aquellos años no habia posibilidad de acceso a internet y mi capital de giro era corto. Al momento de hacer el deposito le avisaste por correo y la loca me rompio las pelotas porque ellla me exigio el pago de inmediato y yo no sabia si tu deposito habia sido acreditado o no. Vos te pusiste del lado de ella y me rompias las pelotas por mail con copia a la loca para que le pagara de inmediato. En aquella oportunidad le opte por pagar de mi bolsillo para evitar problemas. Pero cuando te puse en contacto con Silvina avise que los pagos y envios de material se arreglaban entre ustedes.

Te presente a Silvina y por problemas personales la acosaste por e-mails. No me importan tus, razones pero mi relacion con ella se deterioro.

Creo que tu ultimo mail a mi direccion particular y mi ausencia de respuesta era una clara respuesta de que me tenes harto. Porque nuestra relacion solo ha servido para que vos tengas un sirviente en la Argentina.

No pensaba responderte este mail pero veo que me acabas de enviar una copia.

Te aclaro que mi relacion con Maldonado tampoco es buena. Y si fuera buena no soy tu empleado y no pienso hacerte ningun favor ni me interesa ganar dinero con vos. Por lo tanto no te pienso atender ese pedido ni de ningun otro pedido de ninguna naturaleza que vos me hagas.

No quiero tener mas trato con vos.
No te contesto mas mails.

No llames mas por telefono porque he dado ordenes de que corten cuando vos llames. Si llamas a casa hare otro tanto.

Que sigas bien-

Nota final: ¿no es  algo repugnante convivir con personajes tan resentidos y no darse cuenta antes? En fin, ¿cómo era esa tontería que dice “mejor tarde que nunca”?
Be Sociable, Share!

Relacionados

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

© 2011 Pablo Urbanyi Sitio Oficial Suffusion WordPress theme by Sayontan Sinha