¿Qué le dijo la Rana a la Princesa?

Era una hermosa tarde soleada. Debajo de las sombras de árboles milenarios y frondosos, descansaba un grupo de dulces niñas luego de un almuerzo orgiástico. Decir “descansaban” sería exagerado después de tantas botellas de vino. Más bien roncaban con peligro de serruchar hasta las ramas más gruesas de esos árboles. Pero una de ellas, no por nada era princesa, escuchaba embelesada el canto de los pájaros y, si estaba un poco mareada, se debía al aire cargado con sabor a miel. Súbitamente, escucha un croar que irrumpe entre los cantos de los pajarillos. Tuerce su cogote níveo como la nieve y dirige el pabellón de su orejita (trata con los dos, pero le resulta imposible por más que gire la cabeza hasta dolerle las vértebras) hacia ese croar que le empieza a sonar como un canto a la alegría, final de la Novena de Beethoven. Se pone de pie; para orientarse sigue la dirección del croar como un llamado y llega a un lago en el que flotan flores de loto. Allí, sobre una roca que emerge ve la rana que ya no croa sino que canta una hermosa canción de amor que la fascina. Y la princesa piensa, “Si canta de una manera tan hermosa, ¿cómo será como hombre? ¿Fuerte y atractivo como nunca he visto a ninguno? Sé que sólo es cuestión de darle un beso y… ¡zas!, se transformará en un bello príncipe”. Y le pregunta a la rana: “¿Quieres que te dé un beso?”. “¡Horror!”, exclama la rana. “No. De ninguna manera. Tú querrás que nos casemos y crees que viviremos felices. Pues yo no. Ahora soy libre, canto cuando quiero y lo que quiero, y nadie me manda. Ahora, para no desilusionarte, te puedo dar yo un beso para transformarte en rana y juntos retozaremos en el agua y seremos felices”. La princesa exclama: “De acuerdo” , y se pone de rodillas e inclina su cabeza hacia la rana que le da un beso.

Y felices, viven retozando en el agua.


“El tsunami de la cultura” por Goñi

 

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-4301-2011-06-12.html

 

 

© Los Atributos Perdidos  © Pablo Urbanyi

 

Relacionados

5 Comentarios to “¿Qué le dijo la Rana a la Princesa?”

  1. A. P. dice:

    ¡Más blog y menos facebook queremos los que queremos tus libros y a vos!

  2. Alejandra Portela dice:

    No quisiera entrar en el tema de los derechos porque es muy complejo y no sé si lleva a alguna parte o si tiene que ver con lo que quise decir. Para mí, a la cualidad de buena, muy buena o regular de una obra la da finalmente el lector y realmente no he leído ninguna obra de pablo que sea regular, hasta ahora. Espero ansiosa la próxima.

  3. Marina Kaplan dice:

    Gracias por la recomendación. Yo no leí todas las obras de Pablo Urbanyi, sólo algunas de las más conocidas. De todas maneras, sin querer ofender al autor, creo que tiene derecho a tener alguna, si no mala, regular. Un derecho que tiene todo autor. .

  4. Alejandra dice:

    Marina, el blog es excelente, distinto -como vos decís-, pero las obras del autor lo son más. Te las recomiendo a todas.

  5. Marina Kaplan dice:

    Lo felicito por el blog, ya era hora que apareciera una con este estilo. Tal como llegó a estar ahora, hay algo asqueroso y repugnante en todo esto del mundo literario profesionalizado y mercantiliizado hasta la náusea. Y desgraciadamente, con la complicidad de los académicos, grupo al que pertenezco. Muy cordialmente.

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario)

© 2011 Pablo Urbanyi Sitio Oficial Suffusion WordPress theme by Sayontan Sinha